Blog Fidelizador

Optimiza tu estrategia de Marketing

Tasa de rebote

Cómo gestionar los rebotes en mis campañas de email

Muchos marketeros no saben qué hacer con los reportes de correos rebotados que obtienen después de enviar sus campañas de email. Algunos ni siquiera saben que la limpieza de la base de datos es fundamental para mejorar las tasas de aperturas.

Un alto porcentaje de rebote es un indicador de que algo anda mal en la base de datos o con el mailing enviado. Existen muchos motivos por los que puede darse esta situación, como por ejemplo:

  • Se trata de una base de datos antigua. Las bases de datos son dinámicas, por lo que es importante actualizarlas constantemente. Por ejemplo, muchos correos corporativos rebotan porque ya no pertenecen a nadie debido a cambios laborales.
  • La base de datos contiene direcciones inválidas, ya sea por errores tipográficos o simplemente falsas. Cuidado que pueden ser coincidentemente Spam Traps.
  • El mailing despachado es muy pesado. En Fidelizador recomendamos que el contenido debe tener una relación 60/40 entre imágenes y texto. Respecto a las imágenes, estas deben ser livianas, pues en su conjunto no deben sumar más de 300 kb. Por su parte, el texto del mensaje debe ser breve, ya que se debe considerar un peso máximo de 75 kb para el código HTML.
  • El servidor de correo electrónico del destinatario ha bloqueado completamente la entrega. Sin dudas, esto siempre puede pasar debido a las reglas que imponen los departamentos de TI. No obstante, al trabajar con un partner tecnológico profesional, las posibilidades de llegar a la bandeja de entrada son más altas.

Rebotes duros y blandos

Es denominado rebote cualquier email rechazado por el servidor de correo electrónico del destinatario. En palabras simples, se trata de correos que no pudieron ser entregados. Existen diferentes tipos de rebotes. Pueden ser clasificados como rebote duro o rebote blando, dependiendo del motivo por el cual el correo fue rechazado.

Fidelizador entrega un reporte de contactos agrupados por rebotes, tras el envío de una campaña de correo. Ahí es posible ver qué contactos son clasificados como:

Rebote duro: Un rebote es clasificado como duro cuando existe una razón permanente por la cual los correos son rechazados por los servidores de correo, como por ejemplo:

  • Se puede tratar de una dirección de correo electrónico no existente.
  • Que el nombre del dominio no exista.
  • Que el servidor de correo del destinatario haya bloqueado completamente la entrega de emails.

Las direcciones de correo electrónico que sufren una devolución “dura”, son eliminadas automáticamente de Fidelizador, descartando el contacto en los próximos envíos.

Rebote blando: Al contrario de los rebotes duros, los blandos suelen referirse a un problema temporal de entrega a una dirección, como puede ser:

  • Que el buzón del destinatario esté lleno.
  • Si el servidor de correo del destinatario está caído.
  • O si la campaña de email enviada es muy pesada.

Las direcciones de correo electrónico que sufren una devolución “blanda”, son eliminadas automáticamente de Fidelizador, al tercer intento de envío. Esto debido a que será considerada como rebote duro.

Es muy importante revisar los reportes de rebote, tras el envío de cada campaña, para mantener un control. Esto permitirá asegurarse de que las campañas lleguen a los suscriptores y que se esté cumpliendo las políticas contra el spam.

3 consejos para mejorar las tasas de rebote de tus envíos:

A continuación, entregamos algunos consejos básicos para reducir la tasa de rebotes de tus envíos de campañas de Email Marketing:

1. Trabaja con una base fidedigna: El peor error que cometen los usuarios es mezclar bases de datos de contactos opt-in con listas compradas o conseguidas de manera fraudulenta. Además de estar incurriendo en una mala práctica, lo más probable es que esas listas compradas estén repletas de correos inválidos e inexistentes, lo que provocará una alta tasa de rebotes.

2. Realiza campañas de actualización de datos: De esta manera puedes obtener información relevante para tus futuros envíos. Puedes hacer pequeños regalos, invitaciones o descuentos para motivarlos a completar el formulario. También puedes contactar a las personas por teléfono para pedirles nuevamente sus datos. ¡No olvides que cada contacto cuenta!

3. Limpieza de datos: Una de las bondades de Fidelizador es que “marca” a los contactos rebotados para que no les sigas enviado correos, pero siempre estarán en tu base . Si descargas el archivo Excel con el reporte, podrás saber qué correos han rebotados y la causa. Así podrás arreglarlos si se trata de errores de tipeo o eliminarlos sin son rebotes duros.

Esperamos que estos consejos sean de utilidad a la hora de mejorar tus estadísticas y envíos futuros. Si tienes dudas sobre cómo gestionar los rebotes de tu cuenta de Fidelizador, contacta a nuestra mesa de Soporte: [email protected] y +56 226 177 401.

Suscríbete a nuestro newsletter

Y recibe todos los tips de nuestros expertos para tus campañas de Email Marketing.

Pruébalo gratis durante 15 días utilizando todas sus funcionalidades