Blog Fidelizador

Optimiza tu estrategia de Marketing

Tasa de Rebote

Email Marketing: cómo reducir la tasa de rebote de tus campañas

La primera barrera que se debe superar, una vez despachada la campaña de Email Marketing, es que ella llegue a los Inboxes. El problema está en que, independiente de todos los esfuerzos técnicos que se ejecuten, es imposible asegurar un 100% de entregabilidad. Sin embargo, hay varias acciones que ayudan a reducir la tasa de rebote y, a la vez, a dificultar el quiebre de la comunicación con los usuarios.

Pero partamos por recordar cómo se divide este indicador, para comprender lo que podrías enfrentar. El primer tipo corresponde al hard bounce o rebote duro, que se debe a un error permanente, como el envío a direcciones de correos electrónicos no válidas. El segundo, al soft bounce o rebote blando, referente a un problema temporal, como la desactivación del servidor de destino durante las vacaciones.

Hecha la aclaración, revisemos algunas de las principales medidas que puedes seguir, además de las que adoptamos en Fidelizador, para que logres el máximo de entregabilidad posible:

1. Cuida la calidad de tu lista

Por cierto, eso comienza con una construcción basada en permisos, pero no es lo único que debes hacer, tu lista requiere atención frecuente. El comportamiento de los usuarios, sus necesidades e intereses, son dinámicos; por lo tanto, es importante estar atento a los cambios y mantenerla actualizada. Además, así optimizas tu inversión en tiempo y recursos.

2. Monitorea periódicamente tus rebotes

Como te hemos contado en otros artículos, Fidelizador descarta de manera automática los rebotes duros, tras la primera vez, y los blandos, desde la tercera. No obstante, puedes descargar el Excel de tus reportes en la plataforma, para averiguar desde dónde provienen esas devoluciones y por qué se generan. Mientras más información manejes, mayores posibilidades tendrás para controlar las alzas y fortalecer tu Email Marketing.

3. Supervisa las suscripciones por incentivos

En cierto modo, esto se relaciona con el primer punto. Y es que, en muchas ocasiones, gran parte de las listas se crean gracias a un lead magnet: ofreces un descuento, un material descargable o un servicio gratis y a cambio, el usuario entrega su dirección de email. Pero ¿qué ocurre si esta es falsa? Es algo que puede suceder perfectamente, en especial, si el único incentivo para el suscriptor es esa oferta. Por lo mismo, hay que revisar y limpiar para no beneficiar la tasa de rebote.

4. Controla los tiempos de envío

Cada empresa debe encontrar el equilibrio en los momentos y frecuencias de envíos, para posicionarse en la mente del consumidor y de los clientes potenciales, pero sin ser invasivos. Ello no solo tiene que ver con cuántas veces, durante una semana o un mes, se marca presencia en una bandeja de entrada, sino que también, con cuánto se demora en llegar el primer despacho.

Esto es muy relevante, porque si lo haces demasiado tarde, puede que el usuario ni siquiera recuerde que se suscribió a tus correos, sobre todo, si aún no eres una compañía tan conocida para él. Entonces, lo mejor es efectuar el contacto inicial en tanto surja el registro, y luego establecer la debida periodicidad de los futuros contenidos. Así se familiariza con tu imagen y bajas el riesgo de ser calificado como spam.

5. Recurre a las pruebas A/B

Para algunos puede ser más rápido crear la campaña de Email Marketing y enviarla inmediatamente, pero obviar los testeos, es un riesgo extra que podría incrementar tu tasa de rebote. De ahí, la necesidad de emplear esta herramienta, que se encuentra disponible en nuestra plataforma y sobre la que puedes conocer más en esta infografía referente a las ventajas y oportunidades del Test A/B.

6. Ubica a los usuarios en el centro de la campaña

A veces, lo que a una marca le parece fantástico y digno de destacar, no siempre es de interés para el suscriptor. O quizás sí, pero la forma en que se comunica no es la óptima y se termina perdiendo una gran oportunidad para captar la atención e incentivar las conversiones. Por ese motivo, los contenidos deben estar alineados con el perfil de los destinatarios; ello te ayudará a no caer en spam y a maximizar el compromiso.

¿Qué papel cumple Fidelizador?

Lo dijimos al inicio, pero hay un punto sobre el que es importante insistir, no es correcto ni serio asegurar que el 100% de tus envíos serán entregados. Ello, porque una tasa de rebote puede deberse a varios factores externos a nuestra plataforma que, nosotros o tu equipo, no podemos controlar.

Además, como los filtros antispam son dinámicos, se adaptan según la interacción de los usuarios y eso, suma otra barrera para frenar el alza de este indicador. Sin embargo, ello no significa que tengamos las manos atadas. Ya vimos que hay bastantes acciones para disminuir al mínimo posible los rebotes. ¿Pero qué operaciones técnicas hacemos desde Fidelizador?

Algunas de ellas son:

  • Comunicación con los principales proveedores de email (ISP).
  • Gestión de la reputación de nuestras IP.
  • Envío de correos con certificación SPF y DKIM.
  • Gestión de las listas negras, encargadas de almacenar las IP que los ISP identificaron como responsables del envío de spam.

Entonces, ahora tienes más herramientas para fortalecer tus campañas de Email Marketing y evitar que tus rebotes se descontrolen por completo. Actúa proactivamente, haciendo el máximo esfuerzo para que tu trabajo llegue a destino y no se rompa la comunicación con tus suscriptores. ¡Nosotros también estaremos presentes para guiarte en esa tarea!

Suscríbete a nuestro newsletter

Y recibe todos los tips de nuestros expertos para tus campañas de Email Marketing.

Pruébalo gratis durante 15 días utilizando todas sus funcionalidades